Un lugar donde celebrar nuestra Boda



Dice la novia...Nunca se sabe donde se va a encontrar el amor, y para nosotros, esa declaración suena sincera. 

El amor nos encontró en el trabajo. A través de conversaciones de sala de descanso hemos crecido para ser amigos, hemos intercambiado correos electrónicos con nuestro amor por los viajes y la gastronomía. 

Era nuestro interés mutuo de esas cosas que hicieron crecer nuestra amistad y florecer en algo más. 

Para nuestra primera cita, Juan me preguntó si le acompañaría a probar un nuevo restaurante en la ciudad, ya que ambos tienen pasión por la buena comida. Después de una cena maravillosa conversación de tres horas la noche pasó volando y fuimos los últimos en abandonar el restaurante esa noche. 

Salimos casi cinco años antes de casarnos, y aunque no he trabajado con Juan durante estos 3 últimos años, siempre estará agradecido por ese trabajo. Me enseñó mucho más que las hojas de cálculo, comercialización, gestión de proyectos y trabajo la vida; me enseño a amar. 

Con nuestro amor compartido por viajar, tener una boda soñada fue un componente importante en la planificación de nuestra boda. Uno de nuestros lugares favoritos para visitar es el sur de Francia por su arquitectura y estilo de vida, aunque como viajar a Europa no era realista para nuestras familias, Toledo fue el destino preferido para celebrar nuestra boda y de paso proporcionar unas vacaciones para todos. 

Para nuestro deleite, encontramos una ermita envuelta en vegetación y naturaleza, que recuerda mucho a los lugares lejanos y exóticos que adoramos, ubicado a las afueras en los cigarrales que dominan esta ciudad imperial

La vegetación y tranquilidad de la finca crean un paraíso escondido entre los montes que rodean la ciudad, junto a las ruinas de una mansión rústica escondida entre los muros del cigarral.

El ambiente se remata con un molino Castellano, con esculturas de inspiración árabes, antigüedades y tesoros recogidos de todo el mundo y coleccionados por su dueña, un compendio del viejo mundo dentro del entrañable encanto rústico de las ruinas del molino y la mansión del molinero. 

Hay casi una sensación palpable de la magia que irradia desde las murallas. 

Nuestra organizadora de bodas nos ayudó a reflejar el estilo de la elegancia minimalista eligiendo un diseño global con líneas simples y limpias, usando una paleta de color blanco con detalles en oro para nuestra boda. Para complementar la belleza natural del molino, elegimos suaves pétalos florales en tonos blanco y marfil, incluyendo ranunculus, fresias, rosas, lisianthus, orquídeas dendrobium blancas y peonías con toques de verduras frescas, en jarrones de oro para un diseño natural con una sensación orgánica. 

Los muros de piedra cubiertos por parras creaban un fondo de ensueño y acababan complementado nuestra elección de una decoración simple pero elegante. 

Cristales y orquídeas blancas fueron suspendidos desde el techo de cristal y la iluminación fue alcanzada por lámparas colgantes y entremezcla con velas en candelabros de oro sobre la mesa para lograr un atractivo, aunque discreto, resplandor. 

Celebrar boda
Los cargadores de oro chapado en blanco y la uniformidad de las mesas rústicas proporcionan un aspecto limpio y elegante, que igualó a nuestro estilo como pareja. Los detalles eran el latido del corazón de nuestra boda. 

Este escenario soñado para celebrar nuestra boda fue un adelanto de lo que estaba por venir, y también proporcionó un recuerdo para nuestros huéspedes. Me enamoré de mi vestido de alta costura de Ulla-Maija y quería compartir el hermoso encaje francés hecho a mano con todo. 

Nuestro elemento favorito fue mostrando a nuestros padres y fotos de la boda de abuelos, lado a lado, en elegantes marcos de oro, que eran parte del recuerdo colectivo de mi familia, que nos acompañó ese día.

Deja un comentario

Compartir: