Descansando en la ciudad imperial

ToledoAgotadoras cuestas en pleno mes de agosto, pero merece la pena ,ver las fachadas de casa de no mas de tres pisos con las persianas bajadas tamizando la luz ya de por si tenue por la estrechez de sus calles, es algo que   compensa todo el calor que estamos  pasando.


Aunque veo como el paraíso la hora de llegar al hotel y darme una buena ducha y pegarme un banquete del "10" voy a probar todo el menú, tanto sus platos como sus vinos.

Y luego pienso hacer la siesta mas larga de la historia, pero aún quiero fotografiar el tajo desde Azacanes (las covachuelas) que así las llaman aquí  es un barrio cercano al rió Tajo y en otros tiempos imagino que sus casas serian de agricultores, que trabajaban la Vega y los margenes del río.

Hoy en día esta al lado de la estación de autobuses y muy cercana (se puede ir andando) a la estación del tren, es por eso que la mitad de los edificios de  esta zona se dedican al turismo y la hostelería. 

El viajero en el primer momento busca alojamiento cerca de donde acaba de bajarse, aunque luego busque hoteles o pensiones mas cerca de por donde quiera moverse

Por eso  en este pequeño espacio se pueden encontrar restaurantes y bares con distintos tipo de temática,para dar así una variedad al viajero,productos típicos de Toledo y hasta cocina internacional jijee

Hay una buena comunican de autobuses urbanos, además de un servicio de taxis, pero si os encontráis con fuerza, os recomiendo subir la cuesta y llegar hasta la vega, merece la pena.

...y ahora a descansar en el hotel de un amigo, en pleno casco histórico junto a la iglesia de Santo Tomé el hotel la campana, después de la siesta seguiremos.

2 Comentarios.

  1. A pesar de las cuestas Toledo siempre es una buena opción como ciudad por la que pasear, dormir y comer.

  2. Leonardo dice:

    Toledo y los ratos que he pasado en esta ciudad valen la pena, sinceramente.

Deja un comentario